Turismo en Sigüenza

Catedral de Sigüenza1. Catedral

 Comenzada a construir en siglo XII por el Obispo D. Bernardo de Agén, la Catedral combina, como estilos principales, el románico y el gótico. Su estructura mezcla el diseño de los edificios religiosos y militares de la época.
En el exterior, es de destacar su magnífico rosetón románico, sus torreones del siglo XV y el edificio de la secretaría del cabildo, este último de estilo plateresco. En el interior, no debe dejar de visitarse el claustro gótico, el retablo de Santa Librada, las Sacristías Menor y Mayor, también llamada de las Cabezas, cada una de las capillas de la Girola y el enterramiento de D. Martín Vázquez de Arce, el famoso Doncel de Sigüenza.
Museo Diocesano Sigüenza

2. Museo Diocesano

Antiguo palacio de la famila de los Gamboa, sede del Museo Diocesano, albergando muestras de la historia seguntina, así como importantes obras de arte..
Plaza Mayor Sigüenza

3. Plaza Mayor

Fue construida en el siglo XVI por el Cardenal Mendoza. Su primitiva finalidad fue la de albergar la Casa de la Tesorería, el Ayuntamiento y el mercado. Es de destacar sus amplios soportales y sus balconadas. 
A finales del siglo XV, y por decisión personal de su obispo el Cardenal Mendoza, en Sigüenza se abrió una plaza, ante la portada sur de su Catedral y previo derrivo de parte de la muralla ciudadana, que si bien nació como el espacio preciso para la mejor contemplación del templo, siguió las normas edilicias renacentistas, pronto entró en franca competencia con la plaza Nueva, abierta a principios del siglo en pleno corazón del nucleo urbano, al arrebatarle la principal razón de su existencia, celebración del mercado semanal. Esta nueva ubicación del mercado seguntino, no sólo motivó un pleito interminable entre el cabildo y el concejo seguntinos, sinó que transformo la fisonomía inicial de la plaza mendocina, que aparece citada como plaza de la Iglesia en la documentación de la época, pues para mejor cumplir con su nueva función hubo de soportalar su frente Este, ya que hasta entonces sólo contaba con soportales en el Sur, como había sido el expreso deseo del Cardenal Mendoza, quien había ordenado "faser casas a la parte de la cerca y puerta de la Cañadilla y portales enfrente de la dicha nuestra iglesia".
Dra. Pilar Martínez Taboada. Anales Seguntinos Nº 9

Iglesia de Santiago Sigüenza4. Iglesia de Santiago

A principios del siglo XIII, en época del obispo don Rodrigo, se reedificó esta iglesia, que había sido fundada a mediados del siglo XII, y que durante la Edad Media fue sede de los Concejos abiertos de la ciudad. A principios del siglo XVI se convirtió en la iglesia del convento de Clarisas fundado junto a ella. Hasta su reciente restauración de su interior sólo quedaba en perfectas condiciones su ábside protogótico, inserto en un torreón, que formaba parte del lienzo de muralla, construido en época del citado prelado, para cerrar la ciudad por el este, y un arco de su amplia y única nave. En su fachada, que fue rematada por un cuerpo de campanas renacentista, añadido cuando se fundó el convento citado, destaca su portada de tradición románica, semejante a la de San Vicente y a las de la fachada principal de la catedral, todas ellas coetáneas. 
Dra. Pilar Martínez Taboada. Anales Seguntinos Nº19
Castillo de Sigüenza

5. Castillo

 De antiguo origen celtíbero, es ahora Parador Nacional. Fue ocupado en su asentamiento por fortalezas romanas, visigodas y arabes, antes de la Reconquista. El obispo D. Bernardo de Agén trasladó dentro del recinto el Palacio Episcopal, estando ocupado por los mitrados hasta finales del siglo pasado.
Casa del Doncel Sigüenza

6. Casa del Doncel

 En esta plaza estuvo ubicada la casa del Concejo hasta el siglo XV. Destaca en ella la fachada hispanoflamenca de la Casa del Doncel, palacio urbano de la familia de los Arce, recientemente restaurado por la Universidad de Alcalá de Henares, que conserva en su interior salas decoradas con yeserías mudéjares. El aspecto de fortaleza de esta fachada, construida a linales del siglo XV, con almenas y friso de bolas bajo cubierta, sigue el estilo del arquitecto Juan Guas, que trabajó para los Mendoza en el castillo de Manzanares y en el Palacio del Infantado de Guadalajara, donde se formó Don Martín Vázquez de Arce, el famoso Doncel. Los escudos que la adornan son de la familia de Bedmar, herederos de los Arce. 
Dra. Pilar Martínez Taboada. Anales Seguntinos Nº19

7. Iglesia de San Vicente

De estilo románico, posee en su interior una magnífica estatua de la Crucifixión, de la misma época.

Según se tiene por tradición en Sigüenza, un 22 de enero de 1124, festividad de San Vicente Mártir, la ciudad fue conquistada a los musulmanes. Se restituye el antiguo obispado que había en la ciudad y se convierte en un señorío episcopal, esto es, el Obispo era dueño y señor de la ciudad.

San Vicente SigüenzaLa actual iglesia fue construida en tiempos del obispo Cerebruno (obispo desde 1156 a 1166). En dicha época, existían en Sigüenza con seguridad tres iglesias: Santiago, San Vicente y Santa María (actualmente Nuestra Señora de los Huertos) y una iglesia cuyo nombre conocemos (Santa Cruz) pero cuya localización es dudosa. Los clérigos de la vieja iglesia de Santa Cruz son trasladados a San Vicente por Cerebruno, quién los hace "bajar" desde su antigua iglesia .

En 1525 se suprimen todas las parroquias en Sigüenza por bula del Papa Clemente VII. Como única parroquia de Sigüenza queda San Pedro y los bienes de las iglesias suprimidas pasan al Cabildo catedralicio. San Vicente queda convertida durante siglos en una ermita donde únicamente se realizan los cultos del santo patrón y entierros. Sus asuntos pasan a ser gestionados por la Obra de las Fábricas de San Vicente y Santiago, con un administrador del Cabildo al frente de la misma.

En 1796 el obispo Juan Díaz de la Guerra ordena la restitución de su condición de parroquia a la iglesia de San Vicente.

En 1902, siendo obispo Toribio Minguella, se alcanza un Arreglo Parroquial, por el cual la parroquia es nuevamente suprimida.

En 1926, siendo obispo Eustaquio Nieto, se reinstaura de nuevo la parroquia para dar mayor realce a la conmemoración del VII centenario de la reconquista de la ciudad. Ya no volverá a ser suprimida.

8. Plazuela de la carcel

 Durante la edad media, está fue la Plaza Mayor, ya que acogía los edificios civiles más importantes, como la antigua cárcel, el Ayuntamiento y la posada del Sol, edificios que aún se conservan.

9. Puerta de hierro

 De características completamente medievales, está era una de las puertas de acceso a la ciudad.

10. Arco del portal mayor

 Otro de los antiguos accesos a la ciudad y lugar por donde se desarrollaría el arrabal de Sigüenza.

11. Iglesia de Santa María

 De estilo barroco, esta iglesia se construyó durante los siglos XVII y XVIII.

12. Antigua Universidad

 Fundada en el siglo XV, bajo los auspicios del obispado, la Universidad de Sigüenza alcanzó gran relevancia en su época. Tras su cierre en el siglo XIX, fue transformada en Seminario.

13. Palacio Episcopal

. Tras el abandono del castillo como Sede Episcopal en el siglo XIX, los obispos seguntinos se trasladaron a este edificio renacentista. Además de su portada, es destacable su claustro.

14. Cubo del Peso

 Es el mayor vestígio de los torreones que componían la antigua muralla.

15. Seminario de San Bartolomé

 Antiguo Convento de los Jerónimos, que fue transformado en Colegio Mayor tras la fundación de la Universidad de Sigüenza. Posteriormente, este edificio renacentista albergó el Seminario Conciliar.

16. Palacio de los Infantes

 Palacio de estilo barroco, enmarcado en el callejón del mismo nombre. En este callejón se encuentran diversos edificios del mismo estilo, que conforman un bello conjunto arquitectónico.

17. Ursulinas o Convento de San Francisco

Edificado extramuros en el siglo XVII, es el llamado convento de San Francisco, ubicado en la parte norte de la ciudad, hoy en el borde de la Alameda, en el lugar ocupado por quintas y viviendas de la época romana.

Se trata de un convento e iglesia de portada barroca, levantado en el año 1606, donado por Antonio de Salazar, para una comunidad carmelitana, que salió de la ciudad a poco de ocupar el mismo. En el año 1646 el edificio es habitado por los franciscanos, cuyo escudo figura en varias partes del mismo y en el año 1730, el obispo Fray José García (1727 - 1746), fraile de esta orden, construye la actual portada en estilo barroco y dona el altar de maneras churriguerescas.

El templo presenta una disposición de una sola nave, con crucero y elegante cúpula semiesférica, guardando los restos del fundador y de su esposa, bajo dos bellas estatuas de alabastro, destruidas en la pasada guerra civil.

En el siglo XVIII fue utilizado como cementerio privado de Sigüenza, destinado solamente para quien pudiera pagarse el entierro, desapareciendo la comunidad franciscana en los tiempos de la desamortización. En la actualidad es convento, iglesia y colegio de las religiosas ursulinas.

Dr. Francisco Javier Davara. Anales Seguntinos Nº1

18. Alameda

Al morir el obispo Juan XI Díaz de la Guerra le sucede en el obispado seguntino Pedro Inocencio Vejarano (1801 - 1818), que al producirse la invasión francesa, es nombrado miembro de la Junta Provincial y posteriormente elegido diputado de las Cortes de Cadiz, que van a promulgar y redactar la Primera Constitución española.

En 1804, Vejarano va ha terminar la obra ingente de su antecesor, edificando el paseo de la Alameda, gran parque de estilo neoclásico, cerrado por muretes y flanqueado por dos puertas de piedra. Una de ellas, limitada por cuatro grandes pirámides coronadas por una granada, recuerdo de la patria natal del obispo, presenta un digno arco barroco, con el escudo de armas del obispo y una leyenda alusiva al deseo de edificar la Alameda para solaz de los pobres y decoro de la ciudad.

Dr. Francisco Javier Davara. Anales Seguntinos Nº1

19. Iglesia de Santa María de los Huertos

Iglesia situada en la vega del río, primitiva basílica visigoda, y posible iglesia capitular de Bernardo de Agén (1124 - 1152), que había sido derribada en el tiempo del prlado Simón Girón de Cisneros (1300 - 1326), para evitar que fuera tomada por las tropas enemigas.

En el año 1508 el Cabildo toma el acuerdo de reedificar la iglesia, donando para tal fin el solar al Deán Clemente López de Frías, en un lugar situado al pie del camino de los Frailes que partía en la puerta de Medina y que conducía a la Universidad

20. Ermita del Humilladero

 Situada en el borde oeste de aquella urbanización es un ejemplo de los pequeños templos situados en la entrada de las poblaciones, para servir de descanso y oración a los viajeros y los caminantes. La obra se comienza a finales del siglo XVI, como ermita cerrada y bóvedas góticas, a pesar del tiempo de su edificación. Este anacrónismo artístico de Sigüenza, existente en otras partes de la ciudad y en su Catedral, es entendido por ciertos autores como un deseo de los arquitectos de conservar el estilo propio de la Sigüenza medieval.

21. Barrio de San Roque

El final del siglo XVIII va a significar para Sigüenza los años de construcción de un nuevo espacio urbano.

En 1777 es nombrado obispo de Sigüenza Juan Díaz de la Guerra (1777 - 1801), gran prelado constructor de Sigüenza. Entendió la necesidad de ampliar la ciudad para poner remedio a la escasez y la carestía de las viviendas, encarga a Juan Díaz Ramos la construccion del barrio de San Roque, que presenta uno de los mejores ejemplos del urbanismo español del siglo XVIII. El barrio se edifica al pie de la muralla norte de la Catedral dando lugar al nacimiento de dos nuevas calles, la de San Roque y la prolongación de la antigua calle de Medina, que se cortan perpendicularmente, formando una bella plaza de ocho esquinas. En ella se coloca una fuente, desmontada en las primeras decadas del siglo XX.

El barrio se ordena con una cuarentena de casas de dos pisos con bellos motivos arquitectónicos carazterizados por sus soberbios balcones de hierro, sostenidos por cinco ménsulas barrocas,sobre el dintel de las puertas.

Dr. Francisco Javier Davara. Anales Seguntinos Nº1
pincha para ampliar

El río Dulce

El río Dulce presenta unos magníficos parajes naturales en todo su recorrido. Pero es desde su paso desde el castillo de Pelegrina donde entra en un bellísimo barranco o "tajo" de gran caída. Allí, el viajero encuentra un río limpio, bosques frondosos, rincones incomparables y pueblos famosos por la atención a sus visitantes. Un viaje que, por cercano a Sigüenza, está apartado de las visitas generales, aunque desde décadas goza del fervor de los pescadores que encuentran en él algunas de sus mejores truchas.

Palazuelos

La villa de Palazuelos, antiguo Señorío de Palazuelos hasta 1812, fue mediante Decreto 19/2002 de 22 de enero de 2002 declarada Bien de Interés Cultural, con la categoría de Conjunto Histórico Artístico (D.O.C.M. nº 9 de 25 de enero de 2002 p. 860). Ya en época romana existieron asentamientos en la zona, como atestiguan los restos arqueológicos documentados en las inmediaciones de la población. Durante la reconquista, Palazuelos perteneció a la jurisdicción de Atienza. El desarrollo de la villa tuvo lugar en el siglo XV cuando el primer Marqués de Santillana inicia la construcción de las murallas y el castillo. La importancia como monumento del Castillo y murallas de Palazuelos se debe a que dicho conjunto medieval es de los pocos conservados en su integridad en toda España, ya que sus murallas se desarrollan en un perímetro de más de 2 kilómetros y cuenta contres puertas fortificadas localizadas en sus lados suroriental, suroccidental y nororiental. Tienen sus lienzos refuerzos alternativos de cubos y torreones cuadrados y las puertas, cuerpos cuadrados con entrada acodada en los que se abren arcos apuntados, están presididas por los escudos de Mendoza y Valencia. El Castillo de Palazuelos, ubicado en la villa amurallada del mismo nombre, antiguo señorío, es el único castillo que mandó construir de nueva planta, hacia el año 1454, D. Iñigo López de Mendoza, primer marqués de Santillana, cuya importancia en la época fue considerable no sólo como político sino también como escritor y poeta. El castillo, atribuido al arquitecto Juan Guas, representa uno de sus primeros trabajos donde ya deja constancia en su diseño, de elementos que posteriormente repetirá en obras como el Castillo de Manzanares el Real (Madrid), Belmonte (Cuenca) o Monbeltrán (Avila).